EVIDENCIAN LA INEPTITUD DE LOS AGENTES DE POLICÍA NACIONAL CIVIL

La noche del miércoles 26 de agosto se registró un doble asesinato en la carretera que de Jalapa conduce a la aldea El Maestrillo, en San Pedro Pínula, donde la pareja de esposos quedo sin vida a un costado de dicha carretera.

No pretendemos causarles más dolor y sufrimiento a sus familiares, pero es necesario evidenciar la ineptitud de los mandos policiales en Jalapa. ¿Qué pretenden con hacer creer que murieron por accidente de tránsito? Sabemos muy bien que les afecta en los datos estadísticos, pero con el informe policial que realizaron indicando primero que posiblemente habían muerto por hecho de tránsito y después que las causas se establecerán únicamente por medio de la necropsia, únicamente hace pensar que lo que pretenden es evitar hacer un trabajo de investigación para dejar este doble asesinato en la impunidad.

Hay una gran diferencia entre las heridas que se producen al sufrir un accidente de tránsito a las heridas producidas con proyectiles de arma de fuego, diferencia que cualquier persona sin tener ningún conocimiento puede notarla, eso sin tomar en cuenta que en el lugar se encontraba la motocicleta y sin presentar ningún golpe, más que el retrovisor izquierdo que se quebró al momento de caer hacia el costado donde quedaron los cuerpos sin vida de Benedicto Mejía Ruano y Nora Sosa.

Los agentes de la Policía Nacional Civil se acercaron lo suficiente y alumbraron los cadáveres con sus lámparas, es más comentaban en el lugar que tenían varios impactos de proyectiles de arma de fuego, ¿entonces porque querer ocultar la información? Al principio creímos que tenían a alguien sindicado y era una estrategia para en pocas horas realizar la captura o capturas de los responsables, pero ya pasaron los días y según un agente ni siquiera saben por dónde iniciar la investigación.

Las autoridades policiales saben que al registrar este doble asesinato como muertes por establecer o hecho de transito no les afecta las estadísticas y no serán tomadas como crímenes por lo tanto no se hacen investigaciones o las que se realicen son muy escuetas para que pronto quede como muchos crímenes sin resolver, todo por la ineptitud de las autoridades policial o quizá únicamente para resguardar su trabajo, que a decir verdad deja mucho que desear para los jalapanecos.  

Creo que es necesario exigirles a las autoridades del Ministerio Público que pidan un informe apegado a la verdad a la Policía Nacional Civil y que se puedan seguir los procedimientos administrativos y penales por tratar de ocultar la información, pero sobre todo en exigir que este doble crimen no quede impune.