EL AÑO DE LOS DESAFIOS

Escribe: Byron Mural

Como raza humana, no es éste nuestro primer desafío, ni será el último, pero si como individuos, éste año ya lo es, para ti, para mí, para todos. Los desafíos son situaciones extremas a las que nos enfrentamos y a veces no estamos preparados para ello. No solo los guatemaltecos si no todos los seres humanos hemos entrado en el peor año de nuestras vidas, estamos tocando fondo, pero eso no debe deprimirnos y mucho menos dejarnos vencer. En los momentos más oscuros de nuestras vidas es cuando podemos brillar más, y cuando todo parece perdido debemos sacar lo mejor de nosotros, es hora de hacerlo.

Es bueno apartarnos lo más posible de las noticias catastróficas de ésta pandemia, pero no actuar como si no existiera, es decir, debemos protegernos al salir a la calle, no olvidar que estamos en plena guerra con una enfermedad que está al asecho en cada esquina, en cada lugar al que vayamos, es importantísimo cuidar nuestra salud mental, ocuparnos en cosas que nos ayuden a olvidarnos por momentos de ésta situación, escuchar música, ver videos que nada tengan que ver con el Covid_19, ver películas, leer un buen libro, en fin, liberarnos de la presión que a veces nosotros mismos nos imponemos.

Todos estamos en el mismo mar, pero no todos estamos en el mismo barco, a muchos les interesa más la economía que la vida humana, muchos ya están pasando hambrunas porque no tienen absolutamente nada que comer, no tiene como pagar la renta y algunos han sido echados a la calle en plena crisis sanitaria, es aquí donde debemos actuar como humanos que somos y no actuar como si nada pasara, mucha gente allá afuera está muriendo no de Covid_19 sino de hambre. Aquí es donde nos damos cuenta que el desafío no es igual para todos, mientras muchos piensan en cómo mantener a flote sus empresas, los millones de dólares, como hacer para que sus fábricas no vayan a la quiebra, otros solo piensan en sobrevivir este día.

El desafío es complejo, pero podremos sobrevivir si dejamos de ensimismarnos y unirnos para que al final volvamos a nuestras vidas normales que tanto extrañamos.